Conceptos básicos de los envases para los productos para uso o consumo animal (Parte II)
Los envases utilizados en los productos de uso o consumo animal responden a las necesidades de cada producto, aquí se presentan las opciones más utilizadas.

Elaborado por: Amexfal, Martes 4 de mayo de 2021- 09:00 hrs.


Tipos de envases para productos de uso o consumo animal

Los formatos de envases utilizados en los productos para uso o consumo animal son muy variados. El sector de envases procura dar más practicidad y funcionalidad a los productos como respuesta al aumento en la variedad de estos, como ejemplo podemos citar al mercado de snacks, huesos o golosinas para mascotas. 

Debido a las innovaciones en el rubro, los envases se han diversificado en los últimos años. A continuación, se describen una serie de ejemplos:

Bolsas: Para las bolsas de alimento animal se tiende a utilizar la técnica de coextrusión. Esta consiste en usar una capa interna de polietileno de baja densidad que permita hacer un sellado adecuado de la bolsa, seguida de una capa de polietileno de alta densidad como barrera a la grasa y una tercera capa de polietileno de baja densidad. La capa externa de laminación puede ser de polipropileno e incluso poliéster.
Bolsa pouch: Pensadas como una solución efectiva para los alimentos para mascotas secos y naturales, las bolsas “Pouch” son diseñadas y fabricadas en múltiples formas. Además de tener una mejor distribución en estanterías comerciales, también es posible personalizar su imagen. La bolsa “pouch” ofrece la flexibilidad para conservar y promover diversos productos de forma óptima.
Existen variaciones a este tipo de bolsas, como la bolsa pouch de fondo plano, la cual consiste en dos entramados con capacidad para mezclar sustratos, la posibilidad de tener ventanas para mirar el producto, etc. 
También cabe mencionar a la bolsa pouch con sellado cuádruple y base cuadrada, la cual, debido a sus características, tiene la propiedad de mantenerse en posición vertical. Por otro lado, las bolsas de fondo plegado tienen la propiedad de presentarse de forma acostada.

Sacos de rafia (Polipropileno): Los sacos de rafia también son conocidos como sacos de polipropileno, debido a las características del polipropileno estos sacos se distinguen por su gran resistencia incluso trabajados en espesores bajos. La rafia se caracteriza por ser un material duro y, por ello, se aplica en la fabricación de fibras sintéticas textiles o bolsas, entre otros productos. Al trenzar sus hilos, se obtienen los sacos de este material y estos suelen ser utilizados en el empacado y envasado.
Blister: Son envases plásticos formados a partir de PET  o PVC. Se destinan a la comercialización directa (venta minorista). La emblistadora cierra el envase dentro del cual el blíster se une al material de recubrimiento, el envase se cierra mediante la activación de la capa de termosellado (la cubierta del blíster), de modo que las uniones quedan selladas.
Películas de Termoformado: Son ideales para empacar productos cárnicos ya que ofrecen una barrera basada en el sellado hermético, el cual permite reducir fugas; una óptica con claridad cristalina y sellados abre fácil y de apertura resellable.
Películas termoencogibles: Su finalidad es la de asegurar una resistencia adecuada y generar impacto visual en las estanterías.
• Películas termoencogibles de poliolefina: Ofrece beneficios sustentables al reducir el uso de materiales en su fabricación. Además de mantener la integridad de gráficos a lo largo de un ciclo de distribución.
• Películas termoencogibles de polietileno: Son ideales para la envolcura de cajas, multiempaque, etc.
Papel: Los sacos de papel se utilizan para el envasado de productos sólidos, granulados y polvorientos. El papel une su resistencia a la facilidad de manipulación y a la posibilidad de ser cosido, que ha sido el sistema de cerrado más utilizado. A veces para conseguir una impermeabilización se inserta entre las capas de papel, una capa de polietileno de bajo o de alta densidad.
Tapa Peel-Off o de membrana de aluminio: Se caracteriza por ser un envase con un precinto de garantía totalmente inviolable y por su facilidad en poder desprecintar gracias a su fina membrana de aluminio. El envase se suministra con una tapa de plástico, para poder abrir y cerrar una vez desprecintado.
Envases metálicos (latas): Los envases metálicos son excelentes para proteger al contenido contra la luz, la entrada de oxígeno o cualquier otro contaminante, evitando así el crecimiento de microorganismos en su interior. Por tanto, es excelente para conservar las cualidades del alimento ya que protege las vitaminas y minerales.
Frascos: Constituyen uno de los tipos de envases de uso, más comunes en la industria alimentaria, siendo una característica propia el pequeño diámetro de la abertura o boca, lo que permite el envasado de productos líquidos. El vidrio utilizado es de tipo sodo-cálcico, donde las características diferenciadoras son: el color, el tipo de tapón-tapa aplicable, así como la elección o no de cápsulas protectoras para su cierre.
Big bag: Los sacos big bag son envases para residuos que almacenan, mantienen y transportan tanto productos a granel como desechos para su eliminación. Consisten en embalajes flexibles con forma de bolsa grande y destacan por su resistencia y su practicidad, ya que soportan mucho peso.
Rollos: Pueden abarcar de forma eficaz todos los tipos de empaque, incluidos los verticales y horizontales. Las películas en rollos pueden cumplir con todos los requerimientos de sellado (laminado, destape o cierre de seguridad), barreras de oxígeno, flexibilidad y barreras de humedad.

Compartir 
SUSTENTABILIDAD Y SOSTENIBILIDAD: La visión del presente y futuro de los negocios agropecuarios.
Desarrollo económico y social respetuoso con el ambiente, es decir, desarrollo soportable en lo ecológico, viable en lo económico, y equitativo en lo social.