SUSTENTABILIDAD Y SOSTENIBILIDAD: La visión del presente y futuro de los negocios agropecuarios.
Desarrollo económico y social respetuoso con el ambiente, es decir, desarrollo soportable en lo ecológico, viable en lo económico, y equitativo en lo social.

Elaborado por: Amexfal, Martes 27 de abril de 2021- 09:00 hrs.


Los conceptos de sustentabilidad y sostenibilidad son términos que se han usado como sinónimos o no, y parte de la diferencia en el uso que se les otorga yace en la discrepancia de visiones que tienen las comunidades economista y ambientalista.

El origen de esta confusión se dio por primera vez en el Informe de Brundtland, en donde se acotó el término “sustainable development” el cual, además de hacer referencia a "satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades y aspiraciones", provoca dudas entre los términos “desarrollo sostenible” y “desarrollo sustentable”.

Por un lado, se ha pensado que la única diferencia dada es debida a su traducción al español, y por otro, se ha afirmado que “sostenibilidad” se dirige más hacia la conservación de medios económicos, mientras que “sustentabilidad” se refieren al manejo responsable de los recursos naturales.

Hoy día resulta complicado analizar estos términos debido a que se han convertido en definiciones de moda que acompañan diversos discursos políticos y a que incluso diversas empresas los utilizan como eslogan, demeritando bastante su significado.

Al final, el desarrollo sostenible o sustentable reúne tres aristas interdependientes: economía, recursos naturales y sociedad, relación que se traduce en desarrollo económico y social respetuoso con el ambiente, es decir, desarrollo soportable en lo ecológico, viable en lo económico, y equitativo en lo social¸ cuidando que las generaciones futuras también puedan disfrutar de estos mismos recursos.


Ejemplo de un proyecto sustentable, es el uso de la energía eólica, el cual en México se encuentra en operación en varios estados de la República Mexicana. La energía eólica es una fuente de energía renovable que utiliza aerogeneradores (molinos de viento) para generar la electricidad. 

La Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE) informó que esta energía generó 4,935 Mega Watts en 2018 y a esa fecha se contaban con 54 parques eólicos, sin embargo, en 2019 repuntó 26% en su capacidad instalada, respecto al año anterior.

Esa capacidad situó a México en el primer lugar de Latinoamérica en cuanto a nueva capacidad instalada. Desde que arrancó a mediados de los 90 en el istmo de Tehuantepec en Oaxaca, los aerogeneradores se han expandido a otros 14 Estados y se acumula una inversión de 11,000 millones de dólares, de la cual el 18% se desembolsó en 2019.

Este es solo un ejemplo de todos los que podrían haber de los usos de las diferentes energías renovables, las cuales son recursos abundantes y limpios que no producen gases de efecto invernadero ni otras emisiones dañinas para el medio ambiente como las emisiones de CO2 en la conversión de Energía.

Como ejemplo de proyecto sostenible, tenemos al centro ecoturístico Las Guacamayas en Chiapas. Se originó gracias, a parte de la comunidad étnica chinanteca que hoy se establece en Zamora Pico de Oro como a el ejido de Reforma Agraria con 40 familias. 

Tras el fracaso en proyectos de siembra de maíz, frijol, cacao y otros, encontraron en la educación ambiental una buena opción y es así como dan inicio con el Proyecto de Conservación de la Guacamaya Roja, con el respaldo del Instituto Nacional Indigenista (INI). En 1996 se creó la Cooperativa Ara Macao con apoyo de la Secretaria de Turismo.

Hoy cuentan con una superficie total de 2,463 hectáreas: 172 para agricultura, 768 para ganadería, 40 para el área urbana, 20 para la educativa y 1,463 para reserva permanente y siguen trabajando fuerte para proteger diversas especies y su ecosistema cerca de la Reserva de la Biosfera de los Montes Azules en Chiapas, México.

Compartir 
Conceptos básicos de los envases para los productos para uso o consumo animal (Parte I)
Los envases tienen el propósito inicial de facilitar el uso o aplicación de un producto además cumplen el propósito de mantener y prolongar la vida útil de los productos. El envase es el primer contacto de un producto con el cliente potencial.